Colores
con mensaje

La historia y el legado de la bandera original del Orgullo, y cómo sigue sirviendo de inspiración a Ralph Lauren

En 1976, Estados Unidos celebró el bicentenario de su independencia. Estadounidenses a lo largo y ancho del país ondearon con regocijo sus banderas. Al ver esto, Gilbert Baker, un veterano gay del Ejército afincado en San Francisco que aprendió a coser para crear trajes para sus espectáculos de drag queen, pensó que su comunidad necesitaba su propia bandera. De este modo, en 1978 se puso manos a la obra para crear la bandera arcoíris que hoy es todo un icono. “Necesitábamos algo bonito”, explicó más tarde al Museo de Arte Moderno, que adquirió la bandera en 2015. “Algo nuestro”. Se inspiró en los colores del arcoíris y, gracias al apoyo de Harvey Milk, administrador municipal de San Francisco y primer hombre abiertamente homosexual en ser elegido para un cargo público en California, se puso manos a la obra y diseñó la bandera que conocemos hoy en día.

Gilbert Baker junto a varios voluntarios alzando la bandera del arcoíris original en la United Nations Plaza de San Francisco en 1978
Gilbert Baker junto a varios voluntarios alzando la bandera del arcoíris original en la United Nations Plaza de San Francisco en 1978
“Necesitábamos algo bonito”, afirmó Gilbert Baker. “Algo nuestro”.

El original diseño de Baker incluía ocho colores, y cada uno representaba un aspecto de la comunidad: el rojo, la vida; el naranja, la salud; el amarillo, la luz del sol; el verde, la naturaleza; el azul, la serenidad; y el violeta, el espíritu. Los dos colores restantes —el rosa, que representa la sexualidad, y el turquesa, la magia y el arte— se eliminaron debido a los costes del tinte. Baker trabajó toda la noche con un equipo de 30 voluntarios y creó esta original bandera en el ático de un centro comunitario gay, con cubos de basura llenos de tinte y una sola máquina de coser para componer el producto final. La bandera ondeó por primera vez en la United Nations Plaza de San Francisco el 25 de junio de 1978; más tarde, ese mismo año se hizo famosa tras el asesinato de Harvey Milk cometido por un excompañero perturbado.

En 1994, se exhibió una versión de una milla de longitud (1,6 kilómetros) en Nueva York con motivo del 25.º aniversario de los disturbios de Stonewall. Esta batió el récord a la bandera más larga que se había confeccionado hasta la fecha y demostró ser el principal símbolo del movimiento. “Una bandera es completamente diferente de cualquier otra obra de arte”, afirmó Baker para explicar la gran repercusión de su obra. “No se trata solo de una pintura, ni de una tela, ni de un logotipo: funciona de muchas maneras distintas. Necesitábamos ese tipo de símbolo; nuestra comunidad necesitaba algo que todo el mundo pudiera comprender al instante. Somos un pueblo; una tribu, si lo prefiere. Y la función de las banderas es proclamar un poder, por eso este símbolo es tan apropiado”. Baker, que murió mientras dormía en 2017, no patentó su creación (aunque cimentó su reputación como creador a través de su peculiar nombre de drag, Busty Ross) para asegurarse de que siempre perteneciera a la comunidad LGBTQIA+.

Como enamorado desde siempre de la bandera estadounidense, Ralph Lauren (que ayudó personalmente a restaurar la bandera estadounidense original que ahora forma parte de la exposición permanente del Museo Smithsoniano de Washington D. C.) se ha inspirado a lo largo de los años en el diseño original de Baker. Las colecciones anuales Pride han mostrado con orgullo las llamativas barras de colores, y la cápsula unisex de 2020 no es una excepción.

Exhibición de una versión de la bandera de una milla de longitud (1,6 kilómetros) en la Primera Avenida de Nueva York para conmemorar el 25.º aniversario de los disturbios de Stonewall
Exhibición de una versión de la bandera de una milla de longitud (1,6 kilómetros) en la Primera Avenida de Nueva York para conmemorar el 25.º aniversario de los disturbios de Stonewall

La colección no solo está inspirada en la comunidad LGBTQIA+, sino que también ayuda a apoyarla. El 100 % del precio de venta de cada polo y el 25 % del precio de venta del resto de la cápsula (desde camisetas a camisetas de tirantes, calcetines y riñoneras) se donarán a la Stonewall Community Foundation y beneficiará así a una red internacional de organizaciones LGBTQIA+.

Este apoyo es la continuación de la larga relación de Ralph Lauren con la comunidad LGBTQIA+: la marca ha patrocinado el evento AIDS Walk New York desde 1990, y ha colaborado con asociaciones como la fundación Elton John AIDS Foundation, AmfAR y el Instituto Harvey Milk de Nueva York, un centro público diseñado para (pero no limitado a) jóvenes LGBTQIA+. Asimismo, Ralph Lauren apoya los valores globales de las Naciones Unidas para proteger los derechos de la comunidad LGBTQIA+ en el ámbito profesional.

El movimiento representa una expresión espiritual con la que se identifica estrechamente Ralph Lauren. “Sé lo que quieras ser”, como diría Ralph Lauren. “Y sé muchas cosas”. Esta colección y la bandera en la que se inspira demuestran cuántas cosas puede llegar a ser una sola persona.

PAUL L. UNDERWOOD es exeditor de Ralph Lauren. Vive en Austin (Texas) con su mujer y sus dos hijos.
  • Courtesy of Charles Beal
  • © RALPH LAUREN CORPORATION